Gobierno de España, FAMP y FAKALI sellan un acuerdo contra el antigitanismo en los municipios andaluces

Redes y Observatorios

IMG-20221118-WA0003

Gobierno de España, FAMP y FAKALI sellan un acuerdo contra el antigitanismo en los municipios andaluces

El delegado de Gobierno de España en Andalucía, Pedro Fernández; el presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos; y la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas (FAKALI), Beatriz Carrillo de los Reyes, han firmado este viernes un acuerdo a tres bandas para impulsar la primera estrategia civil en la política española y en el ámbito municipal que pondrá en marcha un protocolo dirigido a la prevención de las situaciones antigitanas. Este protocolo ofrecerá a los Gobiernos locales una serie de instrumentos que permitirá frenar las posibles oleadas de antigitanismo que pudiesen surgir.

El objeto de este acuerdo tiene como finalidad impulsar la colaboración entre la Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas (FAKALI) y la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), con el respaldo, apoyo y coordinación de la Delegación del Gobierno en Andalucía. Esta comisión de trabajo tiene una hoja de ruta que pretende elaborar una estrategia con medidas específicas de actuación frente a incidentes y conflictos que deriven en acciones antigitanas. Así como desarrollar actuaciones dirigidas a la prevención de la comisión de delitos de odio cometidos con el estigma gitano, poniendo en marcha actividades y actuaciones orientadas a la sensibilización y a la concienciación de la ciudadanía.

Rodríguez Villalobos ha asegurado que con este acuerdo “desde la FAMP aspiramos a alcanzar una estrategia que incluya medidas concretas que serán implementadas por los poderes públicos y la sociedad civil en la lucha contra el antigitanismo como forma específica de racismo y para obtener una respuesta eficaz ante los retos que plantea la generalización de actitudes cometidas por una persona a título individual hacia todo el grupo social al que pertenece por su condición étnica. En este sentido, ha abogado por la “tolerancia y el obligado respeto que una sociedad plural, madura y democrática debe mostrar ante las minorías”.

El presidente de la FAMP ha recordado que vivimos en una tierra por la que han pasado infinidad de culturas desde hace siglos, por eso quizá hoy decir Andalucía es sinónimo de igualdad y equilibrio en España. “Andalucía es imagen de la tolerancia e inclusión por donde han pasado judíos, musulmanes, visigodos, romanos y gitanos .Y lo mejor, estos últimos no han pasado, se quedaron”. En este aspecto, ha resaltado que “de la mezcla de su idiosincrasia y la del pueblo andaluz nació aquí, y en ningún otro lugar del mundo, el flamenco, una música de la que anteayer celebramos 12 años desde su nombramiento como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad”.

El delegado del Gobierno de España en Andalucía, Pedro Fernández, ha destacado que la firma de este protocolo sigue la línea de la Estrategia Nacional para la Igualdad, Inclusión y Participación del Pueblo Gitano 2021-2030 y avanza en un marco de cooperación para conseguir una sociedad más igualitaria, en la que ninguna persona sea prejuzgada, ni discriminada por su condición racial, extracción social, género o condición económica. En este camino vamos todas las administraciones de la mano como lo estamos manifestando hoy con este documento

Por su parte, la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas (FAKALI), Beatriz Carrillo de los Reyes, ha recalcado que FAKALI es una Asociación “pionera a la hora de incentivar la implicación institucional en el combate de la discriminación antigitana” con su “Pacto contra el Antigitanismo”, firmado por más de un centenar de administraciones públicas, entidades sociales, colegios profesionales y otras organizaciones.

Carrillo de los Reyes ha puesto de manifiesto “la necesidad de establecer una hoja ruta en común entre Administraciones Públicas al objeto de diseñar y generar medidas que den respuestas claras, contundentes y eficientes cuando se produzcan ataques colectivos a personas gitanas y sus propiedades, así como para crear una conciencia colectiva que las evite”.