Laboratorios participativos

lab-eficienciaenergetica
lab_comercio
ec-cuidado
logo_Lab_Turisno-local
lab-europa2020
10-02-22

Villalobos abogó por acelerar el desarrollo de la economía circular en Andalucía para afrontar los retos del cambio climático

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias dejó claro que “el 50% de las emisiones de gases efecto invernadero que debemos evitar dependen del cambio en las energías renovables”, pero otro tanto no será posible “sin que empiece a funcionar el modelo circular en la economía” y que esta acción depende de toda la sociedad.

La Federación Andaluza de Municipios y Provincias ha llevado a cabo la jornada “Alianzas y Economía Circular” para ofrecer una visión general, desde el ámbito nacional al local, del estado de planificación y desarrollo de la economía circular; acercar las nuevas tecnologías disponibles para avanzar en el reciclaje y la reutilización; y mostrar los avances que los gobiernos locales andaluces han liderado en materia de economía circular.

El presidente de la FAMP y de la Diputación Provincial de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ha inaugurado oficialmente esta jornada, acompañado por José Entrena Ávila, presidente de la Diputación de Granada. Cabe señalar también la participación del director general de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno de España, Ismael Aznar.

Rodríguez Villalobos argumentó durante su intervención que “desde la FAMP hemos impulsado iniciativas que ayuden a acelerar el desarrollo de la economía circular en Andalucía, como el Comité Andaluz Green Deal, con el que queremos posicionar a las corporaciones locales andaluzas en situación de excelencia para afrontar los retos del Pacto Verde Europeo y el nuevo Marco Comunitario 2021-2027”.

“Nadie puede dudar, a estas alturas, que ya tenemos encima la emergencia climática. Según estudios recientes, el 50% de las emisiones de gases efecto invernadero que debemos evitar dependen del cambio en las energías renovables, pero otro tanto no será posible sin que empiece a funcionar el modelo circular en la economía. Para esa transición hacia la economía circular necesitaremos de la colaboración, participación e implicación de toda la sociedad, desde las administraciones públicas y los sectores económicos hasta los agentes sociales, las personas consumidoras y la ciudadanía”, explicó el presidente de la FAMP.

Por su parte, José Entrena, presidente de la Diputación de Granada, ha insistido en la importancia de que “la sociedad sepa que tenemos recursos finitos que debemos cuidar. Los cambios en el modo lineal de consumo que tenemos deben pasar a ser un modelo circular, es decir, comprometidos con las energías renovables, la eficiencia energética y con la economía circular. Debemos tener claro que este cambio, además de implicar el cuidado del planeta, también supone una oportunidad de desarrollo económico para la sociedad, un plan de futuro que necesita de trabajo e inversión en tecnología para que sea más eficiente”.

Ismael Aznar, director general de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural del Ministerio para la Transición Económica y el Reto Demográfico, puso el foco en “hacer calar en todos los agentes de nuestra sociedad la relevancia de cambiar al modelo de economía circular. Producir y consumir por encima de los límites que establece la naturaleza es un problema de máxima gravedad, tal y como estamos comprobando en algunos ámbitos. O reconducimos nuestros hábitos o tendremos problemas de sostenibilidad, como los recursos limitados, la generación de residuos o las emisiones contaminantes. La Estrategia Española de Economía Circular pretende, a través de planes de acciones trienales, transformar el modo en que se producen y utilizan los bienes para aumentar su duración, así como rentabilizar el agua, como elemento clave. Para ello hay un presupuesto que supera los 1500 millones de euros. En cuanto a los ejes transversales que se tendrán en cuenta, destacan, entre otros, sensibilización, innovación, potenciar nuevos productos, o empleo y formación para trabajar en economía circular”.

La crisis mundial, derivada de los efectos de la pandemia que ha generado la COVID 19, ha cuestionado el actual modelo de crecimiento basado en la producción de bienes y servicios. Esto conlleva un uso intensivo de recursos naturales y una elevada presión sobre el medio ambiente que está acelerando el proceso del cambio climático y la pérdida de la biodiversidad, sin duda, una situación grave que se debe afrontar y paliar para garantizar un mejor futuro.

La economía circular se está extendiendo a un número cada vez mayor de sectores económicos de producción y de colectivos de consumidores. Tal y como afirmó Villalobos: “Nos encontramos en un momento excepcional para impulsar políticas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, dando respuesta no solo a la situación generada por la pandemia, sino también a la lucha contra el cambio climático, al impulso de una movilidad sostenible, de la economía circular, al equilibrio territorial diseñando ciudades sostenibles, saludables, seguras, resilientes e inclusivas”.

La jornada “Alianzas y economía circular” ha contado, además, con la participación de Manuel Pérez, representante del Área de Empleo y Desarrollo Sostenible de la Diputación de Granada, Gonzalo Esteban, Técnico del Servicio Provincial de la Energía de la Diputación de Granada; y Luis Mecati, subdirector de Medio Ambiente de la Federación Española de Municipios y Provincias, entre otras personalidades.