Taller EC 251022

La Economía Circular protagoniza un taller de Formación Continua de la FAMP

La Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y el Instituto Andaluz de Administración Pública (IAAP) de la Junta de Andalucía, con la colaboración del Ecoembes, han celebrado este martes un taller on line, que concluirá mañana miércoles, en el que se están analizado las acciones e iniciativas para el cumplimiento de los objetivos comunitarios en la transición hacia la Economía Circular. Este taller pretende activar la concienciación pública identificando sus ventajas competitivas para empresas, instituciones, tejido emprendedor y cuantos actores clave intervienen en el proceso, promoviendo así una transición más rápida y eficiente hacia un modelo económico sostenible desde Andalucía y sus ciudades.

Para alcanzar este objetivo general se han propuesto dar a conocer las novedades y retos legislativos recogidos en la normativa en Economía Circular (y en particular, los asociados al reciclado de los residuos municipales); presentar las acciones e iniciativas que orienten a las entidades locales en la transición hacía la Economía Circular y el cumplimiento de los objetivos comunitarios asociados al reciclado de los residuos municipales; dar a conocer casos de éxito de entidades de referencia. Y finalmente, asistir a las entidades locales en la elaboración de planes de acción que apoyen la transición hacía la Economía Circular y el cumplimiento de los objetivos comunitarios asociados al reciclado de los residuos municipales.

Este taller se enmarca en el Plan de Formación Continua de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y ha sido presentada por el director de Gestión Local y Autonómica de Ecoembes, Ángel Hervella; y por Teresa Muela Tudela, secretaria general de la FAMP.

Muela Tudela se ha referido a la economía circular que surge para dar respuesta a la necesidad de transformar el modelo económico que ha prevalecido, y sigue prevaleciendo, en la industria y en el consumo: la economía lineal. “El clásico sistema de extracción de recursos de la naturaleza, transformación, producción, venta y desecho de los productos consumidos es evidente que no es sostenible”.

De igual manera, ha advertido que “nuestro planeta, de recursos finitos, no admite la continuidad de un modelo propio de sistemas energéticos y de recursos ilimitados. Nuevos modelos de negocio circulares permiten desconectar el crecimiento económico de la extracción de materiales de la naturaleza y, de esta forma, reducir al mínimo los impactos que la actividad económica tiene sobre la naturaleza”.

Muela ha afirmado que “la transición hacia una economía circular implica un cambio sistémico y es un reto que incumbe a los tres ejes clave en cualquier economía: La administración pública”, resaltando que desde la FAMP “apostamos por incentivar el desarrollo de nuevos sistemas circulares, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo de París sobre cambio climático”.

Por su parte, Hervella ha subrayado que “la economía circular no solo trata de residuos, su enfoque es mucho más amplio, ya que, al buscar reintegrarlos al ciclo productivo, abarca toda la cadena de valor: diseño, producción, consumo y reciclado, para convertirlos de nuevo en recursos. Un modelo circular sustituye los insumos materiales y las externalidades negativas sobre el entorno por el conocimiento. Lo hace empleando tecnologías avanzadas y nuevos modelos de negocio basados en los principios de longevidad, renovación, reutilización, reparación, colaboración y desmaterialización.

En este sentido, ha abundado que “la transición a una economía circular es una prioridad para la Unión Europea, que argumenta para ello beneficios ambientales asociados a la protección del medio natural, sociales con la creación de nuevos empleos y económicos, por ahorro de materias primas, competitividad y oportunidades de negocio”.

“En Ecoembes, somos conscientes de esta nueva cultura medioambiental, por eso desde nuestros inicios hemos colaborado estrechamente con las corporaciones locales andaluzas, en pro de mejorar la eficiencia de los sistemas de gestión de residuos, especialmente los residuos de envases de plástico, latas y briks (contenedor amarillo), y de papel y cartón (contenedor azul), con el fin de mejorar el servicio que prestan a los ciudadanos”, ha concluido.