Redes y Observatorios

10-08-2020

Villalobos considera “muy valiosa” la hoja de ruta aprobada por la FAMP para la recuperación socioeconómica de los municipios en tiempos del covid-19

El presidente de a Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos, ha considerado hoy que la “hoja de ruta para avanzar en el post covid-19. El valor de la gobernanza multinivel” es un documento estratégico muy valioso para la recuperación socioeconómica de los municipios andaluces. Este documento, elaborado con las aportaciones las 16 Comisiones de Trabajo de la FAMP y de actores clave de instituciones públicas y privadas, fue aprobado por los Órganos de Gobierno de la federación el pasado mes de julio.

Villalobos ha afirmado que de toda situación crítica se aprende algo, e incluso, supone una oportunidad para fortalecer a las instituciones; y “este es uno de los retos de este documento: movilizar al conjunto de los municipios andaluces para despertar del letargo y reivindicar el papel de las ciudades en la salida de la crisis y definir la nueva identidad del gobierno local y resaltar su liderazgo, en ocasiones no reconocido, pese a ser la administración más cercana a la ciudadanía”.

Con esta hoja de ruta, la FAMP pretende adoptar nuevos e innovadores enfoques que permitan dar más sentido a la actividad de los gobiernos locales, realizar un ejercicio de gimnasia preventiva y de adecuación a la nueva realidad, anticiparnos al futuro, y estar preparados ante nuevos brotes del covid-19

Villalobos ha abundado que este documento recoge debilidades y propuestas para la reactivación económica y social, desde diversos ámbitos de acción: infraestructuras, movilidad, economía, turismo, participación, medio ambiente, salud, cultura, deporte. Todo con la finalidad de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía de los municipios andaluces.

“Se debe trabajar en tres líneas complementarias: la recuperación de la normalidad, un plan de respuesta ante cualquier posible crisis en un futuro y un plan de emergencias. Y todo ello requiere una importante labor de comunicación y escucha activa entre todas las ciudades para que desde la cooperación podamos compartir las mejores experiencias e iniciativas que contribuyan a mejorar la vida de las personas”.

Villalobos ha asegurado que esta hoja de ruta aprobada pretende anticipar la estrategia y reenfocar el liderazgo y la gobernanza de los municipios para la nueva normalidad, trabajar en la creación proactiva de propuestas, a través de un observatorio permanente, que permitirá  la recuperación del empleo, la mejora de la movilidad, la calidad de la oferta turística, la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones y un mejor aprovechamiento de las nuevas tecnologías

“Debemos aprovechar la crisis provocada por este virus y convertirla en una oportunidad, apostar por un nuevo modelo productivo acorde y respetuoso con los recursos naturales de nuestro entorno, potenciando la economía circular, de kilómetro 0, apoyando a nuestros productores locales y comerciantes, valorizando la labor de los cuidados, la igualdad de género, la eficiencia energética, las energías renovables y utilizando todas las potencialidades que nos brindan las nuevas tecnologías”, ha incidido.

Finalmente, Villalobos ha animado a las corporaciones locales a que den respuestas y soluciones a pymes y autónomos ya que es fundamental  reactivar nuestra economía y volver a abrir nuestros negocios, creando un clima de confianza para volver a incentivar el consumo, especialmente en los sectores más afectados, como es el caso del comercio y el turismo. “Y esto debe tener una mayor incidencia en los municipios, para lo cual, las administraciones locales tienen que activar mecanismos que faciliten e impulsen el consumo a través del apoyo a PYMES, autónomos y emprendedores así como el fomento y desarrollo del emprendimiento”.

En este documento se recogen y describen las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidad, en cada una de las áreas de trabajo de los municipios. Su descripción se muestra, de manera organizada, de acuerdo con las dieciséis comisiones de trabajo de la FAMP -consumo y comercio, desarrollo económico, educación, cultura y patrimonio histórico; función pública y recursos humanos; hacienda y financiación local; igualdad, políticas sociales y conciliación; intermunicipalidad, mancomunidades y diputaciones; juventud, deportes y ocio; medio ambiente, desarrollo rural y pesca; modernización, participación ciudadana y cooperación al desarrollo; sociedad de la información; turismo y comercio; y urbanismo y vivienda.