Redes y Observatorios

20122018

Villalobos: “La despoblación rural es una grave patología que crea desigualdades territoriales y pobreza”

El Gobierno de España destina 80 millones de euros para combatir la despoblación rural y fomentar el empleo en municipios de menos de 10.000 habitantes

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos; el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano Sánchez y la secretaria general de Coordinación Territorial del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, María del Mar de los Llanos Castellanos Garijo, han inaugurado esta mañana en Sevilla una jornada en la que se ha analizado el Real Decreto 1234/2018 que contempla medidas para luchar contra el despoblamiento rural.

El decreto destina 80 millones de euros para financiar proyectos que aumenten el empleo y el emprendimiento de aquellos jóvenes que habiten o vayan a vivir en municipios con una población inferior a 10.000 habitantes y que hayan presentado un saldo demográfico negativo en la última década.

La jornada ha analizado los desafíos demográficos de la despoblación rural, el envejecimiento de la población, la masculinización, la caída de la natalidad o la dispersión territorial. Hechos que suponen un riesgo que afectan a nuestro modelo de convivencia, a la vertebración del territorio y a la cohesión social. La despoblación rural supone una alteración de las formas de organización social del país y del arraigo  de sus habitantes y, al mismo tiempo, condiciona el desarrollo económico y social. Para ello, como se puso de manifiesto en este encuentro de expertos, es necesario afrontar los desequilibrios demográficos que empobrecen al conjunto de España y generan riesgos en el ecosistema natural, además de generar desigualdades territoriales.

El Real Decreto 1234/2018, del 5 de octubre, establece las bases reguladoras para la concesión directa de subvenciones e entidades locales para financiar proyectos de empleo, autoempleo y emprendimiento colectivo, dirigidos a afrontar el reto demográfico en los municipios de menor población, en el marco del Programa Operativo de Empleo Juvenil del Fondo Social Europeo (FSE).

La finalidad de estas ayudas es que los jóvenes inicien una actividad profesional para fijar la población en estos núcleos rurales amenazados y recuperen el pulso vital de miles de pueblos. Los beneficiarios de estas ayudas son las diputaciones provinciales, ayuntamientos entre 5.000 y 10.000 habitantes, las comunidades autónomas, las mancomunidades de municipios. Los ayuntamientos menores de 5.000 habitantes tienen que articular estas ayudas a través de las entidades supramunicipales.

Villalobos señaló que el informe de KPMG y Siemens sobre ciudades 4.0 vaticina que, para 2050, el 70% de la población vivirá en grandes urbes.  “Ante un fenómeno de esta naturaleza necesitamos acupuntura en cada rincón del planeta. Aquí, donde nos toca vivir, tenemos que actuar desde lo local para incidir en lo global. Es decir, debemos dar respuestas a cómo el despoblamiento está ya amenazando a buena parte del territorio español”, argumentó.

Por otra parte, el presidente de la FAMP manifestó que en Andalucía, “el despoblamiento aún no ha mostrado su cara más amarga gracias a una política sostenida de potenciación de las ciudades medias y sus áreas de influencia, que ha desplegado el gobierno andaluz desde hace tres décadas. Nuestras zonas más rurales aún tienen  vida, vigor y alegría”.

“Pero corremos el riesgo de no tomar ahora las decisiones correctas y encontrar páramos de tierra andaluza en un futuro”. Para que esto no ocurra, “al granito de arena del Real Decreto debemos acompañarlo de una acción conjunta, sostenida, transversal y bien dotada presupuestariamente, desde todos los niveles de decisión. Tenemos que buscar soluciones múltiples y compartidas frente al despoblamiento”, destacó Villalobos.

Según un informe de la FAMP, las zonas escasamente pobladas (menos de 50 hab/km2) ocupan el 65,92% del territorio andaluz. El 14,36% del territorio está muy escasamente poblado, 73 municipios están por debajo de 8 hab/km2.  Aproximadamente el 70% de los municipios andaluces (534) han perdido población con respecto al año 1960. La mitad de los municipios andaluces, 389, está perdiendo población en el siglo XXI, el 90% de ellos son municipios rurales de menos de 5.000 habitantes. Y por eso, es urgente pasar de las palabras a los hechos, como se puso de manifiesto en las conclusiones de esta jornada.

La secretaria general de Coordinación Territorial del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, María del Mar de los Llanos Castellanos, se refirió a la elaboración de la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico.  Esta estrategia persigue “garantizar que todos los andaluces, así como toda la ciudadanía española, accedan y reciban los mismos servicios públicos y tengan las mismas oportunidades en condiciones de igualdad, vivan donde vivan”. En este sentido, destacó “el importante papel que cumplen los ayuntamientos y las diputaciones. El Gobierno de España, con el apoyo de Andalucía,  “asume el compromiso firme de hacer efectivos los mismos derechos a toda la ciudadanía, independientemente de su lugar de residencia”, indicó Castellanos.

Por otra parte, apuntó que “el Gobierno de España considera fundamental impulsar un conjunto de medidas para fomentar y estimular la  economía con la finalidad de favorecer el empleo, autoempleo y el emprendimiento colectivo; así como favorecer las empresas de economía social, especialmente las cooperativas, ya que ellas están creando empleo estable y de calidad”.

La jornada contó con la presencia del subdirector general de Cooperación Local del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, Guillermo Fraga, y del jefe de servicio del Fondo Social Europeo (FSE) de la Consejería de Economía, Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, Jesús Ferreiro, que disertaron sobre los aspectos prácticos de la convocatoria de subvenciones recogida en este Real Decreto. La jornada concluyó con una ponencia impartida por la secretaria general de la FAMP, Teresa Muela Tudela, que analizó los “retos y oportunidades para afrontar el despoblamiento desde Andalucía”

La jornada ha estado organizada por la FAMP, el Ministerio de Política Territorial y Función Pública, la Federación Española de Municipios y provincias (FEMP) con la colaboración de la Junta de Andalucía y la Diputación Provincial de Sevilla.

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2018-13595