Redes y Observatorios

02-02-2021 3

La lucha contra la despoblación: una batalla en la que todas las administraciones públicas están comprometidas, en el epicentro de unas jornadas de la FAMP

La Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) celebra desde hoy y hasta mañana miércoles una jornada telemática en la que se aborda “los retos de la despoblación: Fortalezas y oportunidades”, enmarcada en el plan de Formación Continua de 2020 organizada por la FAMP junto al Instituto Andaluz de Administración Pública (IAAP) de la Junta de Andalucía, con la colaboración de las ocho diputaciones andaluzas, el Gobierno de España y la Comisión Europea.

La inauguración de la jornada ha corrido a cargo del presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos; la directora general de Políticas contra la Despoblación del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno de España, Juana López Pagán y de la representante de la Dirección General para la Política Regional y Urbana de la Comisión Europea, Valentina Corsetti.

Villalobos ha subrayado que desde FAMP “estamos convencidos de que el fenómeno de la despoblación es el mayor desafío al que nos enfrentamos a largo plazo; y con un peligroso factor diferencial en Andalucía, que no es otro que la falsa confianza y seguridad que aporta el hecho de que los números de la España Vaciada, aquí, no alcanzan ni de lejos los preocupantes guarismos de otras latitudes: un arma de doble filo”.

El presidente de la FAMP ha avanzado un estudio realizado por la Federación que recoge que hay 541 municipios que registraron tasas de crecimiento negativo entre 2008 y 2018. O lo que es lo mismo, el 69,54% de nuestros pueblos pierden población. Por provincias, durante esa década, las provincias de Córdoba y Jaén son las que pierden habitantes. Pero si ponemos la lupa en municipios por tramos de población, obtenemos que en pueblos de hasta 1.000 habitantes, el descenso en población desde 2008 ha sido del 10,77%. Entre 1.000 y 2.500 habitantes, la bajada registrada fue del 8,53% y entre 2.500 a 5.000 habitantes, el descenso del 3,74%.

Villalobos ha afirmado que en el fenómeno de la despoblación “no hay cabida para la autocomplacencia porque hay cifras que nos avisan de que no podemos bajar la guardia. Y por eso, es ineludible trabajar juntos, unidas todas las administraciones públicas”. En este sentido, ha recordado que el pasado mes de octubre compareció  ante el Parlamento de Andalucía  para aportar propuestas contra la despoblación y en esa intervención  “planteé una fiscalidad diferenciada para combatir el fenómeno de la despoblación; un planteamiento sobre el que insistiremos y trabajaremos porque el paro es el principal elemento disgregador de la población en las zonas rurales”.

“La despoblación es por encima de todo un problema de oportunidades y para que la gente se quede o quiera venir al medio rural, hacen falta oportunidades y una fiscalidad diferenciada. Es decir, una reducción efectiva del 50% de las principales figuras impositivas de trabajadores y empresas radicados en lugares con desventajas demográficas”, abundando que “ese puede ser el gran paso adelante que demos desde Andalucía respecto al resto de territorios de este país porque dentro del Espacio Económico Europeo ya existen casos así, como es el caso de Noruega que practica una discriminación positiva en las cotizaciones a la Seguridad Social para sus comarcas despobladas, y si ellos lo hacen, también lo podemos hacer nosotros”.

“Desde la FAMP, y concretamente desde la Subcomisión específica referida al Reto por la Despoblación que dirige el presidente de la Diputación de Granada, creemos que resulta ineludible una Estrategia Andaluza contra el Despoblamiento en la que, además, la FAMP tenga un papel relevante, como eje vertebrador del municipalismo andaluz”, ha resaltado.

Por otra parte, la representante de la Dirección General para la Política Regional y Urbana de la Comisión Europea, Valentina Corsetti, ha subrayado que  la despoblación es un reto a nivel europeo que afecta de forma diferente, pero con pautas comunes, a varios Estados miembros de la UE. “El envejecimiento de la población, la baja natalidad y la despoblación, generan desafíos en términos de productividad, provisión de servicios para la población y presiones en los recursos naturales que impactan directamente en la competitividad regional y en la cohesión territorial”.

En este sentido, ha anunciado que la Comisión Europea está llevando a cabo diferentes iniciativas en materia de demografía, tras la publicación del informe sobre demografía en 2020, como el Libro verde sobre el envejecimiento de la población y la Visión a largo plazo para las zonas rurales. Por otra parte, ha indicado que “el acuerdo de diciembre sobre el marco financiero plurianual 21-27 y el Mecanismo de recuperación permitirán destinar unos recursos financieros importantes para España”.

“Es fundamental utilizar de forma rápida y eficaz los recursos disponibles, formulando estrategias a largo plazo, con la participación de las autoridades nacionales, regionales y locales. Por esta razón se necesita un enfoque integrado y participativo que tenga en cuenta la complementariedad entre los diferentes fondos europeos. La participación de los actores locales es clave para el éxito de las estrategias territoriales, y para ello es imprescindible reforzar la capacidad administrativa tanto para la planificación como para la gestión de las estrategias”, ha recalcado.

La directora general de Políticas contra la Despoblación del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno de España, Juana López Pagán, en su intervención, ha incidido en la necesidad del compromiso de todos los niveles de gobierno y de la complicidad del ámbito local, siempre desde el respeto institucional y el reconocimiento a su autonomía. “Es precisamente la gestión local desde donde podemos acertar a la hora de generar proyectos transformadores que conviertan en virtuosa la relación entre los pueblos, las ciudades intermedias y las grandes ciudades. Y en esa ecuación el papel de las Federaciones de Municipios y Provincias, como es el caso de la FAMP,  es clave”. 

Finalmente, el presidente de la Comisión de Intermunicipalidad y Reto de la Despoblación de la FAMP; José Entrena, ha señalado que “todas las instituciones son necesarias para abordar este fenómeno, pero creo que las diputaciones debemos asumir un papel central porque somos conocedores de primera mano de los problemas de los pequeños municipios, que son, fundamentalmente, los que sufren este problema”.

Así, ha destacado que la Diputación de Granada está poniendo sus recursos al servicio de los municipios que más lo necesitan, sobre todo, los más pequeños, los que no tienen capacidad para poder ofrecer servicios básicos a su población, y, en definitiva, los que corren más riesgo de desaparecer.  En este sentido, ha aludido a la situación de exclusión financiera que sufrían 35 municipios de la provincia, una situación ya superada hoy, después de que la Diputación negociara un acuerdo con entidades como La Rural. También se ha referido a la línea de ayudas que tiene Diputación para la apertura de locales multiservicios en municipios o entidades locales que no disponen de tienda y/o bar y que, a juicio del presidente de la Diputación de Granada, son servicios esenciales para los pequeños municipios. 

Entrena ha indicado “en la Diputación de Granada hemos sentando las bases para tener una Agenda Urbana que nos permita alinear nuestras políticas con los objetivos de desarrollo que se han marcado a nivel nacional e internacional, una agenda basada en los sectores estratégicos de nuestra economía: sector agroalimentario, la construcción sostenible, la industria de la ciencia, la eficiencia energética, el turismo de calidad y el pequeño comercio”.

“El desafío de revertir la despoblación requiere el concurso de la iniciativa pública y privada; así como la coordinación de todas las administraciones. La despoblación debe estar en la agenda política de todas las administraciones para afrontarla con la complicidad, y el compromiso de todos. Necesitamos, por tanto, coordinación, corresponsabilidad y coogobernanza”, ha recalcado.

La mesa redonda “El reto demográfico en el centro de las políticas públicas” ha contado con la presencia de Juana López Pagán,  directora general de Políticas contra la Despoblación del  Ministerio para la transición ecológica y el reto Demográfico del Gobierno de España y de Valentina Corsetti, de la Dirección General para la Política Regional y Urbana de la Comisión Europea. La mesa ha sido moderada por el presidente de la Comisión de Intermunicipalidad, Diputaciones Provinciales, ELAs y Reto Demográfico de la FAMP y presidente de la Diputación de Granada, José Entrena.

La jornada de esta tarde ha concluido con la ponencia marco “Reconfigurar el territorio con las personas en el centro de la estrategia” impartida por el presidente de Smart Social Ciy, Alejandro Pérez. La mesa fue moderada por la secretaria general de la FAMP, Teresa Muela.

AUDIOS DEL PRESIDENTE DE LA FAMP, FERNANDO RODRÍGUEZ VILLALOBOS: 1 2