Redes y Observatorios

21-10-2021_

La FAMP inaugura el curso “Directrices para la elaboración de los planes municipales de cambio climático”

La secretaria general de la FAMP, Teresa Muela, ha llevado a cabo la presentación oficial de esta jornada formativa, destacando la enorme labor y la gran importancia que tienen los municipios en la lucha contra el cambio climático.

La Federación Andaluza de Municipios y Provincias, a través de su secretaria general, Teresa Muela, ha inaugurado el curso “Directrices para la elaboración de los planes municipales de cambio climático”, a través de una intervención telemática en la que ha resaltado la gran implicación existente desde la FAMP y desde cada municipio de nuestra comunidad, en la lucha contra este fenómeno. Esta acción formativa, incluida en el Plan de Formación Continua de la FAMP, es fruto, además, del Acuerdo de Colaboración firmado con el Colegio de Ambientólogos de Andalucía (COAMBA), el pasado junio, para poner en marcha acciones de formación en materia de medio ambiente, entre otras tareas.

Teresa Muela comenzó su intervención resaltando los problemas a los que nuestro mundo se enfrenta a diario por esta causa: “No cabe duda de que el cambio climático es uno de los problemas más graves a los que se enfrenta la humanidad. El incremento de la temperatura media del planeta, el cambio en los patrones de las precipitaciones, el aumento del nivel del mar y de la frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos: tormentas, sequías, huracanes, etc.; están influyendo ya en la agricultura, las migraciones, el turismo, la salud y, a medio plazo pondrá en cuestión nuestro modelo de vida, que tendrá que adaptarse a las nuevas condiciones climáticas, económicas y sociales. No actuar rápidamente para detenerlo o para adaptarse a las nuevas situaciones que ya se están viviendo, sería una grave irresponsabilidad y conllevaría a escala global un incremento de las inversiones económicas para paliarlo. La lucha contra el cambio climático no solo es un reto, sino que también puede entenderse como una oportunidad para propiciar un cambio en el estilo de vida que permita el desarrollo de un mundo más justo y equilibrado, donde los patrones de progreso se refieran a la solidaridad, la equidad, la cooperación, la participación y el respeto”.

Por su parte, a nivel local, España tiene responsabilidades de planificación y gestión en numerosos ámbitos que son sensibles al clima y, por tanto, vulnerables al cambio climático. Por otro lado, más del 75% de la población española vive en el medio urbano, afrontando problemas específicos y locales derivados de los impactos del cambio climático. El metabolismo urbano, entendido como los flujos de energía y los ciclos de materia que circulan y alimentan a las ciudades y territorios donde se asientan, se ve específicamente afectado por sus efectos, que ocasionan impactos en múltiples áreas, servicios y sectores, donde la planificación y gestión por parte de las administraciones locales pueden aportar soluciones que minimizan su vulnerabilidad.

“Los municipios desempeñan un importante papel en la lucha contra el cambio climático por su posición idónea para satisfacer las necesidades humanas y preservar los bienes públicos, incorporar los distintos aspectos de la energía sostenible a los objetivos generales de desarrollo local y permitir a los ciudadanos el acceso a fuentes de energía sostenibles y seguras. Cada municipio es un agente destacado en la implementación de estrategias de lucha contra el cambio climático por su proximidad a la ciudadanía y por ser los encargados de servicios esenciales como la movilidad, la gestión de residuos o la edificación. También lo son para el desarrollo de aquellas medidas que suponen cambios de paradigmas de consumo individual, como los requeridos para lograr los objetivos en materia de clima y sostenibilidad”, expresó Muela.

De esta manera, el curso “Directrices para la elaboración de los planes municipales de cambio climático” pretende transmitir al alumnado las directrices básicas para la elaboración de un Plan Municipal de Cambio Climático, con el que llevar a cabo el análisis y la evaluación de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de un municipio determinado y ser capaz de identificar y caracterizar los elementos vulnerables y los impactos del cambio climático que se producen en él, así como definir las actuaciones concretas para la mitigación de emisiones, la transición energética y la adaptación climática, medidas para reducir el riesgo de los impactos del cambio climático y sus efectos, mejorar la resiliencia a los mismos, reducir la vulnerabilidad de la sociedad andaluza al cambio climático o medidas para el fomento de I+D+I y la sensibilización en materia climática.

En palabras de Teresa Muela: “La Ley 8/2018, de 8 de octubre, sitúa a los municipios en un lugar central de su diseño estratégico y define un sistema de planificación que conecta el nivel regional con el nivel local para abordar la lucha contra el cambio climático. Así, establece la obligación por parte de los municipios andaluces de elaborar y aprobar su Plan Municipal contra el Cambio Climático en el marco de las determinaciones del Plan Andaluz de Acción por el Clima”.

En cuanto al alumnado, adquiere conocimientos, gracias a la labor del equipo docente del Colegio de Ambientólogos de Andalucía, de los siguientes contenidos: Contexto legislativo: Ley Andaluza de Cambio Climático; Plan Andaluz de Acción por el Clima (PAAC); directrices para la elaboración de los planes municipales de cambio climático; herramientas para su elaboración: huella de carbono de los municipios andaluces y visor de los escenarios climáticos en Andalucía; sinergias entre los planes municipales de cambio climático y el pacto de las alcaldías; directrices para el desarrollo y seguimiento de planes de acción para el clima y la energía sostenible (PACES); y además, definir las actuaciones concretas para la mitigación de emisiones, la transición energética y la adaptación climática.