Redes y Observatorios

17 02 2018

La FAMP empieza a trabajar en la "hoja de ruta" para el "día después" a la crisis sanitaria del coronavirus

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias, Fernando Rodríguez Villalobos, ha destacado hoy jueves que desde la FAMP “estamos trabajando con todas nuestras energías y empeño” para facilitar al máximo la coordinación de las corporaciones locales andaluzas en la gestión de la difícil crisis que estamos viviendo, manteniendo “canales abiertos de comunicación e información con  la máxima fluidez y contacto con alcaldes y alcaldesas”.

En el comienzo de la crisis, la FAMP generó recursos y herramientas para hacer frente a esta situación canalizando información y sirviendo de nexo de conexión para las corporaciones locales. En estos momentos, ha manifestado Villalobos,  “debemos dar un paso al frente” preparándonos para “el día después” por lo que “nos encontramos diseñando la hoja de ruta que nos permitirá estar en sintonía con los municipios andaluces buscando soluciones y procurando la capacitación para la activación económica local.”  

El pasado jueves tuvo lugar la reunión de la Comisión Permanente, y  a partir de la próxima semana se van a reunir las comisiones de trabajo para aportar ideas y generar un documento de posicionamiento del municipalismo andaluz frente a los nuevos escenarios que se nos van a presentar.

Desde la FAMP, ha apuntado, Villalobos,” seguiremos reivindicando la gestión de nuestro superávit por cuanto somos conocedores de la realidad local” y alertando a las administraciones nacional y autonómica a fin de que tengan en cuenta nuestras peticiones en lo que concierne a la gestión y justificación de fondos europeos  (FSE y FEDER)  “y siempre pensado en el bien común de los municipios, como principio básico que rige nuestra labor y función pública porque los municipalistas remamos y sumamos en la misma dirección; esa es nuestra razón de ser".

Villalobos ha aplaudido las iniciativas, que desde las corporaciones locales, se están realizando en materia sanitaria, seguridad ciudadana, servicios sociales y en el resto de los servicios municipales básicos para la adecuada atención de las necesidades de la población, así como en atención al tejido empresarial con especial énfasis en apoyo a autónomos y pymes. “Todas estas iniciativas persiguen el bien común, el bien de nuestros pueblos y ciudades” porque tenemos que pensar ya en el día después, con optimismo y energías, y en una reconstrucción en la que todas las manos serán precisas y ninguna sobrará para fortalecer y apuntalar nuestro estado del bienestar. Los ayuntamientos, en esta crisis sanitaria, y según las encuestas demoscópicas somos la administración pública mejor  valorada por la ciudadanía. Y eso es así porque nuestros alcaldes y alcaldesas son los primeros en remangarse la camisa y ponerse al frente de sus pueblos, en esta crisis humanitaria, y en otra cualquier situación, como siempre ha sido” concluyó.