Redes y Observatorios

25-09-2020

La FAMP apuesta por la innovación en la agroindustria para luchar contra la despoblación y reactivación económica local a través del proyecto europeo MedSNAIL

La Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) ha estado presente a través del proyecto europeo MedSNAIL en el Smart Agrifood Summit, un evento de referencia en la industria de creación de ecosistemas de innovación del sector agroalimentario europeo, que se ha celebrado en el Palacio de Congresos de Málaga desde ayer y ha concluido hoy viernes.

Más de 140 expertos de ámbito nacional e internacional han debatido sobre la agenda más innovadora para la industria agroalimentaria. Junto a ello, el emprendimiento innovador ha sido el protagonista a través de más de 250 startups representadas que han presentado sus proyectos. Además, en el marco de Smart Agrifood Summit se ha celebrado el Foro Europeo de lucha contra la despoblación, en el que han participado el presidente de la Comisión de Mancomunidades, Reto de la Despoblación, Diputaciones y Entidades Locales Autónomas (ELAs) de la FAMP y presidente de la Diputación de Granada, José Entrena; y la secretaria general de la FAMP, Teresa Muela.

En la mesa redonda, Diputaciones Provinciales y Repoblación Rural, han participado, además de José Entrena, el presidente de la Diputación de Jaén y de la Comisión de Diputaciones, Cabildos y Consejos Insulares de la FEMP, Francisco Reyes; el vicepresidente de la Diputación de Córdoba, Víctor Manuel Montoro y la presidenta de la Diputación de Palencia y de la Federación Regional de Municipios y Provincias de Castilla y León (FRMP), Ángeles Armisén. La mesa ha sido moderada por la secretaria general de la FAMP, Teresa Muela.

El presidente de la Comisión de Mancomunidades, Reto de la Despoblación, Diputaciones y Entidades Locales Autónomas (ELAs) de la FAMP  y presidente de la Diputación de Granada, José Entrena, ha afirmado que la despoblación del medio rural ha alcanzado un grado de relevancia mediática y política acorde con la magnitud del problema. Casi dos tercios de los municipios españoles subsisten con menos de mil habitantes y casi la mitad de los 8.125 municipios están por debajo de las quinientas personas empadronadas.

Entrena ha abundado que “reivindicaremos el papel que las Entidades Locales deben tener para ser partícipes directas en la Estrategia Estatal para la Lucha contra la Regresión Demográfica con el objetivo de frenar la despoblación en el medio rural y ha advertido que esta problemática "sobrepasa las fronteras provinciales y regionales" dado que es "un problema de Estado", motivo por el que ha hecho un llamamiento a todas las administraciones y a los agentes sociales y económicos para "corregir esta lacra" que desde la FAMP “es ya uno de los temas prioritarios de nuestra agenda política desde hace años”.

Además, ha argumentado que “es el momento de repensar fórmulas novedosas” entre el mundo rural y el urbano y de “articular nuevos mecanismos de gestión con una mejor dotación de los Fondos Europeos, del Estado y de las Comunidades Autónomas.

Para Entrena “una gobernanza local frente a la despoblación y el reto demográfico es una aspiración legítima de los ayuntamientos y diputaciones porque están sobre el terreno y conocen mejor que nadie la realidad”. La despoblación origina una desigualdad de oportunidades y menos servicios públicos por eso “es imprescindible que los gobiernos locales de los medianos y pequeños municipios de la Andalucía rural tengan suficientes recursos para prestar servicios públicos de calidad de competencia local. Además ha esgrimido que también se debe contar con otros servicios públicos o privados como ambulatorios, oficinas de correos, telefonía, internet de banda ancha, banca, escuela infantil o de primaria ya “que sin estos servicios básicos, los pueblos no tienen atractivo”, ha concluido.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Jaén y de la Comisión de Diputaciones, Cabildos y Consejos Insulares de la FEMP, Francisco Reyes, ha incidido en la repercusión que el Covid-19 ha tenido también en la despoblación: “Nos hemos tenido que replantear prioridades, en ámbitos como el diseño de los servicios públicos o nuestros espacios urbanos, la protección de los colectivos más vulnerables o nuestras formas de vida”. Reyes ha hecho referencia a la tendencia que se está dando de “regreso a los pueblos como espacios más amables, en los que disfrutar de una mejor calidad de vida”, una vuelta favorecida “por el gran trabajo realizado en las últimas décadas para dotar nuestros pueblos de servicios e infraestructuras de calidad”. Para Francisco Reyes, esta es una línea “en la que tenemos que seguir trabajando, con especial atención sobre el fomento del empleo, aunque no sea una competencia directa de las Administraciones provinciales; es una condición primordial a la hora de plantear un proyecto de vida en cualquier lugar”.  

El vicepresidente quinto de la Diputación de Córdoba, Víctor Montoro, se ha referido a que “la lucha contra la despoblación es uno de los retos más importantes que tenemos por delante las administraciones, ya que este fenómeno no facilita la igualdad de oportunidades, ni la vertebración del territorio, ni la cohesión social, por lo que debemos de tener presentes una serie de iniciativas como es la transición hacia un cambio en el modelo productivo agroalimentario, que de un valor añadido para el territorio. Debemos de fomentar instrumentos como la digitalización y transformación de los procesos para que sean más sostenibles y competitivos. Si somos capaces de trabajar en esa dirección entre todas las administraciones estaremos frente a una nueva oportunidad para atraer y fijar  la población a nuestros municipios”, ha afirmado.

La vicepresidenta cuarta de la Diputación de Málaga, Natacha Rivas, ha incidido en que “la despoblación es un problema globalizado que afecta prácticamente a todos los territorios, incluso a aquellos que, como Málaga, están experimentado un importante crecimiento demográfico, ya que este crecimiento es desigual y se produce sobre todo en la costa en detrimento de los pueblos de interior. El reto del despoblamiento se combate desde la Innovación Social que, en España, carece de marco regulador. Por eso, la anticipación es un factor clave, así como la colaboración entre administraciones públicas y entidades privadas, que tienen un papel relevante y responsable en la lucha contra esta problemática. Somos conscientes de que las posibilidades de emprender se multiplican con el trabajo en red, aprovechando los movimientos asociativos y la creciente demanda de vivir en pueblos que ha provocado la crisis sanitaria. Uno de nuestros grandes objetivos es lograr un gran Pacto por la Conectividad de la provincia que garantice la igualdad de acceso a las telecomunicaciones y nuevas tecnologías en todo nuestro territorio. También nos proponemos luchar contra la exclusión financiera de los municipios que no cuentan con sucursales bancarias, superar la brecha digital con acciones formativas dirigidas a personas mayores y mejorar la red de carreteras de la provincia a través de un gran programa inversor”.

La presidenta de la Diputación de Palencia y de la Federación Regional de Municipios y Provincias de Castilla y León (FRMP), Ángeles Armisén, ha destacado que “el reto demográfico es un reto social y global de todo el país,  pero sin duda desde las administraciones locales, y más en estos momentos derivados del covid-19 , vemos que tenemos oportunidades en comunidades tan extensas como Castilla y León, cuna del municipalismo con 2.248 municipios. Todo va a cambiar, pero el espíritu de cambio tenemos que liderarlo desde lo más cercano, desde lo local, afrontando ese reto demográfico con tres elementos. La oportunidad de tener territorio, de volver a lo auténtico y de tener los recursos que demandan las grandes urbes. Desde Castilla y León reivindicamos, en este foro, el papel de las entidades locales como el motor de cambio para un cambio social global”.

Finalmente, la secretaria general de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Teresa Muela, encargada de moderar la mesa dio a conocer una de las actuaciones que bajo el binomio lucha contra el despoblamiento y desarrollo rural se está implementado desde la Federación. Se trata del proyecto europeo MedSnail (Redes para la Innovación Agroalimentaria Sostenible en el Mediterraneo) que lidera la FAMP.  Un proyecto de vecindad que justamente incide en la puesta en valor del capital endógeno del mundo rural como es la agroindustria como vía para garantizar el objetivo de generar trabajo, impulsar la  economía en las zonas rurales, fijar la población en los pueblos, conservar los recursos naturales, ofrecer a la sociedad alimentos seguros y de calidad, y proyectar hacia el futuro la cultura agraria y alimentaria vinculada a los diversos territorios rurales.

Muela ha asegurado que “la situación de nuestros pueblos, necesita nuevas y mejores soluciones para complementar los enfoques tradicionales y para dar paso a otras formas de hacer las cosas. Por ello, es importante actores nuevos que puedan movilizar la inteligencia colectiva para mejorar sus capacidades y resolver sus propios problemas”. “En este contexto de posibilidades, la innovación social se convierte en una herramienta indispensable para resolver los problemas sociales y ambientales del mundo rural para ensayar, probar ideas, nuevos enfoques, dinámicas y modelos que sean susceptibles de transformarse en soluciones útiles a los problemas de nuestros municipios”, ha concluido.