Redes y Observatorios

linea estratégica 2 - 08-07-2020

La FAMP acoge la segunda sesión de las Comisiones de trabajo de Cohesión Social y Ciudadanía con propuestas para la reconstrucción de los municipios en tiempos del Covid-19

Los electos y electas locales pertenecientes a las cinco Comisiones de trabajo de la FAMP integradas en la línea 2: Cohesión Social y Ciudadanía se han reunido hoy miércoles telemáticamente para validar las propuestas que el “Ecosistema Local” ha desarrollado en el proceso colaborativo puesto en marcha, en pleno estado de alarma, con la finalidad de aportar una serie de estrategias que ayuden a la reconstrucción social y economía de los municipios tras la pandemia. Estas propuestas vienen a apoyar a quienes tendrán que asumir la responsabilidad de diseñar su propia “estrategia local”, afrontando esta nueva etapa de la forma más eficaz y eficiente posible desde el valor de la gobernanza multinivel.

Esta segunda cita se ha programado para validar el trabajo de los “actores pertenecientes al Ecosistema Local” generado a tal efecto. Estos acuerdos serán elevados a la Comisión Ejecutiva y al Consejo Municipalista Andaluz para su ratificación y aprobación definitiva, el 22 de julio.

La FAMP pretende aprovechar la crisis provocada por el covid-19 y revertirla apostando por un nuevo modelo respetuoso con los recursos naturales, potenciando la economía circular y apoyando a los productores locales y comerciantes, valorizando la labor de los cuidados, la igualdad de género, la eficiencia energética, las renovables y el uso de  las nuevas tecnologías.

Esta mañana, presidencias y vicepresidencias de las Comisiones de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación; Educación, Cultura y Patrimonio Histórico; Juventud, Deportes y Ocio; Seguridad y Convivencia Ciudadana; y Salud Pública, han defendido sus propuestas y las aportaciones al documento final.

La alcaldesa de El Bosque (Cádiz), Pilar García Carrasco, y presidenta de la Comisión de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la FAMP ha advertido sobre la dimensión sanitaria, social y económica de la pandemia,  “lo que hace necesario conocer el alcance del impacto de género que ha producido e incorporarlo en la respuesta de una crisis que, por sus propias características, afecta de manera diferente a mujeres y hombres”. Por ello la “conciliación” debe ser un elemento clave porque las tareas de cuidados sigue recayendo en las mujeres y ·éstas  sufren una mayor precariedad y pobreza laboral, situándolas en un lugar peor para afrontar este periodo de crisis”, mujeres jóvenes o con baja cualificación y  en algunos de los sectores más afectados, como el comercio, turismo y hostelería que están altamente feminizados.

García ha avisado sobre “las amenazas de un ataque a los derechos sociales y a los servicios públicos como pretexto por la crisis con una posible reducción del gasto público o cambio de modelo, cuando se ha demostrado que los Servicios Sociales Comunitarios y los servicios especializados en materia de igualdad y atención a la violencia de género han hecho una gran labor de atención y ayuda a la ciudadanía a lo largo de los últimos 30 años, y especialmente, durante la pandemia”·.

Para ello, desde la Comisión que preside se han propuesto un paquete de iniciativas, entre las que destacan, potenciar y formar un voluntariado ambiental aprovechando la red asociativa, con mujeres y jóvenes para conseguir un desarrollo urbano sostenible. Crear "rutas verdes" para llevar a los niños y niñas al colegio. Apoyo al emprendimiento de mujeres como salida a esta nueva crisis. Creación de “redes por la soberanía alimentaria”: apoyo al sector agrario, como sector primario fundamental en esta nueva situación, y ayuda a su comercialización en lo local.

Finalmente, “una respuesta efectiva frente al COVID19 requiere reflejar en la política municipal medidas que tiendan a equilibrar la situación de desigualdad de la que parten las mujeres, y por tanto evitar la cronificación de estas desigualdades”, ha asegurado.

El alcalde del Ayuntamiento almeriense de Tabernas, José Díaz Ibáñez, vicepresidente de la Comisión de Educación, Cultura y Patrimonio Histórico se ha referido a las serias amenazas que sufre el sector ante la bancarrota de las empresas culturales en estos meses de inactividad económica y demora en los pagos de los servicios culturales por parte de las administraciones públicas locales y la ausencia de un consenso político sobre la educación y la brecha digital. “El confinamiento ha puesto al descubierto la existencia de unas carencias tecnológicas muy importantes entre la población”. Y por otra parte, tenemos una gran dependencia del turismo que se traslada al ocio, la cultura y el patrimonio”. 

Las propuestas formuladas para reactivar la cultura son, entre otras,  la creación de un plan para la mejora de los entornos históricos o arqueológicos que conlleve la contratación de mano de obra cualificada y no cualificada para labores de mantenimiento y limpieza. Uso de la cultura como recurso de inclusión social y económica y, finalmente la creación de una mesa andaluza de rescate del sector cultural.

El alcalde de la localidad gaditana de Villamartín, Juan Luis Morales Gallardo, presidente de la Comisión de Juventud, Deportes y Ocio, ha anunciado que tras el Covid-19, “tenemos la necesidad de hacer mucho más eficaz los recursos y de personal que actualmente no puede desempeñar su función en el trabajo. El deporte y el ocio son áreas vinculadas muy especialmente con una población joven. Este sector  tiene más facilidad que ningún otro para acceder a las comunicaciones telemáticas, especialmente tras la crisis del Covid-19, lo que aporta una gran ventaja”.

“Hay que aprovechar ese conocimiento para desarrollar un plan transversal que abarque todas las áreas y tras una evaluación poner en marcha una serie de acciones que den respuesta a la población. Y eso supone apoyar a las pequeñas y medianas empresas, fomentar el consumo en el pueblo y en la provincia. Apostar por un turismo de interior. La cultura nos ha dado mucho en este confinamiento, es ahora cuando debemos acercarla a toda la población, quizás en un formato distinto pero hay que tenerla muy presente porque implica desarrollo e integración, riqueza,” ha afirmado.

La alcaldesa de Palomares del Río (Sevilla) y presidenta de la Comisión de Seguridad y Convivencia Ciudadana de la FAMP, Ana Isabel Jiménez, ha propuesto impulsar los planes municipales de seguridad, concebidos como instrumentos de trabajo para mejorar la seguridad pública y  como una herramienta para impulsar las acciones territoriales planificadas en el ámbito preventivo, promoviendo la implicación de todos los actores que intervienen en la seguridad ciudadana.

De igual manera, ha subrayado la necesidad de fortalecer las estrategias de colaboración entre las administraciones públicas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, desarrollando planes y programas conjuntos de prevención y actuación que mejoren la formación de unidades policiales conjuntas, así como la optimización de los procedimientos y la información entre los distintos cuerpos policiales.

También ha abundado sobre la necesidad de fomentar la educación ciudadana en materia de seguridad y convivencia con más recursos que debería llevar consigo el aumento de las plantillas policiales y la adopción de otras medidas en favor de la gestión de las competencias en materia de seguridad y convivencia ciudadana. Finamente, Jiménez ha expuesto la necesidad que tienen los ayuntamientos de más medios tecnológicos y de servicios innovadores para optimizar la seguridad ciudadana.

El alcalde de la localidad granadina de Lanjarón, Eric Escobedo Jiménez, presidente de la Comisión de Salud de la FAMP, ha resaltado la necesidad de reforzar aspectos como el sistema de vigilancia epidemiológica o la inversión en investigación y en los Servicios Públicos Sanitarios, Educación y Concienciación Saludable para avanzar con garantías en la lucha contra el virus. Escobedo ha recordado que al inicio de la pandemia, “los test masivos llegaron demasiado tarde, especialmente a los colectivos más vulnerables, personal sanitario, trabajadores de ayuda a domicilio y colectivos de personas mayores”.

Por ello, desde la Comisión de Salud se ha presentado una batería de propuestas como la incorporación a los medios ya disponibles en cada municipio de elementos que permitan afrontar las enseñanzas aprendidas del COVID-19 con medidas que ya se han utilizado como por ejemplo el: control de aforos; ocupación; control de distanciamiento social y rutas no permitidas; objetos abandonados; merodeos; gestión del tráfico, conteo de vehículos y control de las zonas y bolsas de aparcamientos.

También ha apostado por la mejora de la red de centros de atención primaria o la puesta en marcha de guías de distancias, así como por generar proyectos de inversión público privada que generen actividad económica y el desarrollo de diferentes planes de empleo municipales.  Además, ha tildado de “imprescindible” el apoyo a colectivos de mayor riesgo de desempleo, jóvenes, y mayores o parados de larga duración, situaciones que deben aplacarse a través de un plan de choque.

Finalmente, Escobedo ha presentado una propuesta ante un posible rebrote de la pandemia y ha abundado en la coordinación entre la Consejería de Salud y la FAMP, destinada a la elaboración de planes socio-sanitarios conjuntos para la contención y mitigación de una posible segunda ola de la pandemia de la COVID-19.

“La elaboración de estos Planes locales estarán destinados preferentemente a la prevención de contagios entre los empleados municipales y reforzar la seguridad sanitaria con medidas específicas de limpieza y desinfección en espacios y edificios públicos, colegios y centros residenciales de personas mayores”, ha señalado.