Programas, Proyectos y Otros Eventos

logo-co-created
logo-greens
logo-foroparticipativo
logo-support

Banco de Buenas Prácticas

Banco de Buenas Prácticas para un Turismo Sostenible

El Banco de Buenas Prácticas reúne un catálogo de información, sistematizada y unificada acerca de las iniciativas emprendidas por los Ayuntamientos andaluces en materia de turismo sostenible. Constituye no sólo una plataforma para la difusión pública de iniciativas y resultados, sino también una fuente para el intercambio de información que permitirá a las entidades locales aprender de la experiencia de otros municipios y fortalecer los vínculos entre los diferentes agentes que participan en la acción por el Turismo Sostenible.

Esta herramienta ha sido diseñada desde la convicción de su utilidad para la gestión pública local. Por esta razón los Ayuntamientos no sólo han participado activamente en su diseño, sino que serán los auténticos protagonistas de su funcionamiento y carga. En efecto, los contenidos serán introducidos y actualizados por el personal técnico responsable en cada una de las Entidades Locales. En este esquema de funcionamiento, la FAMP se configura como una mera transmisora de información, no responsabilizándose de los contenidos que cada Ayuntamiento decida elevar al Banco de Buenas Prácticas.

Para garantizar la seguridad en la información se ha articulado un sistema de acceso que requiere el registro previo de cada usuario y proporciona claves personalizadas de acceso y contraseña.

¿Qué es una Buena Práctica?

Una Buena Práctica puede definirse como “cualquier actuación o experiencia implantada, impulsada por una administración local, basada en un proyecto y una planificación previos, que responde de forma innovadora y satisfactoria a una problemática de contexto”. Es decir, para poder hablar de Buena Práctica debe tratarse de una actuación ejecutada (no planificada o programada), que pueda ser contrastada y evaluada y que haya sido capaz de alcanzar con éxito los objetivos para los que fue diseñada.

Junto a lo anterior, las Buenas Prácticas se caracterizan por reunir ciertos atributos específicos, entre los que pueden destacarse los siguientes:

  1. Innovación: introducción o mejora de elementos de gestión, con el objetivo de perfeccionar el funcionamiento interno de servicios y su relación con el entorno, y con un impacto visible en el resultado de dichas actuaciones.
  2. Transferibilidad: capacidad de una experiencia para permitir la repetición de sus elementos esenciales en un contexto distinto al de su creación, con elevadas probabilidades de éxito.
  3. Factibilidad: viabilidad en la implementación basada en la consideración del contexto económico, técnico, organizacional y socio-político en el diseño de la actuación.
  4. Liderazgo social sólido: capacidad de los promotores de una iniciativa para desarrollarla según los objetivos previstos mediante el fomento de la participación, la cohesión y la motivación de los actores implicados. Para ello el promotor de la iniciativa puede aplicar habilidades y estrategias de distinta índole: fomento del diálogo, procesos de negociación o acciones formativas.
  5. Implicación de la ciudadanía: Este criterio evalúa la disposición de mecanismos de implicación de la ciudadanía y la eficacia de los mismos. Por tanto, la finalidad última de la implicación es el enriquecimiento y legitimación de la iniciativa mediante las opiniones ciudadanas.
  6. Sostenibilidad: disponibilidad de la estructura económica, organizativa y técnica que hace posible su práctica de forma sistemática.
  7. Flexibilidad: capacidad de adaptación a las necesidades y/o los cambios en el contexto.
  8. Eficiencia: garantía de satisfacción de los objetivos con la mejor relación recursos empleados – resultados obtenidos.

Criterios para la selección de una Buena Práctica

En un campo de carácter transversal como es el Turismo Sostenible, los Ayuntamientos dispondrán de diversas iniciativas susceptibles de ser introducidas en el Banco de Buenas Prácticas. Para facilitar la tarea de selección, se ofrecen a continuación algunos criterios prácticos que deben entenderse, más que como elementos taxativos (lo cumple o no lo cumple la organización) como orientaciones para la valoración.

  • Que parta de una necesidad, manifiesta o latente, sentida por la ciudadanía, los técnicos u otras partes interesadas y diseña respuestas específicas para dicha necesidad.
  • Que se base en datos o evidencias contrastables, tanto para justificar su necesidad como para demostrar sus resultados y prima los objetivos cualitativos sobre los cuantitativos
  • Que tenga garantías de continuidad. La buena práctica ha de ser sostenible (económica, organizativa y técnicamente) a largo plazo, hasta que se mejore o reemplace por otra. También es recomendable la existencia de mecanismos que aseguran su estabilidad y financiación.
  • Que participen todos los implicados, en la medida de sus posibilidades, en el diseño, implantación y evaluación, que promueva habilidades y capacidades de los participantes y de lugar a la creación y el fortalecimiento de vínculos comunitarios
  • Que cuente con el respaldo de la Alcaldía y el Pleno, comos máximos representantes del Gobierno Local.
  • Que sea una experiencia motivadora para el equipo que las desarrolla.
  • Que tengan repercusión, que generen cambio
  • Que sea sistemática. Que exista un plan de actuación que describe de forma clara y concreta los objetivos a lograr (generales y específicos), los indicadores de evaluación, los recursos a gestionar, y el listado temporalizado de actuaciones que contiene.
  • Que se formule de tal manera que cualquier otra entidad pueda, con la evidencia y documentación disponibles, ponerlo en práctica y adaptarlo a su situación. Dicho de otra manera, la acción, iniciativa o proyecto o algunos de sus elementos, deberán poder servir como modelo para otras organizaciones
  • Que plantee un enfoque multidimensional y/o interdisciplinar que además tenga en cuenta la perspectiva de género.

Áreas temáticas para la clasificación de Buenas Prácticas

Para la caracterización temática de las actuaciones y buenas prácticas desarrolladas por los municipios turísticos andaluces se ha partido de la clasificación empleada por el Plan General de Turismo Sostenible 2008-2011(PGTS), a través de sus Programas. Se pretende así facilitar su utilización a los responsables técnicos y políticos usuarios del Banco de Buenas Prácticas (que están plenamente familiarizados con el PGTS), al mismo tiempo que favorece la integración.

Sobre esta clasificación básica se han formulado algunas especificaciones a fin de adaptarla al carácter eminentemente local de este Banco de Buenas Prácticas y a la triple dimensión del Desarrollo Sostenible, que incorpora consideraciones ambientales, sociales y económicas.

Las iniciativas de carácter turístico desarrolladas por los Ayuntamientos, cualesquiera que sean sus objetivos y áreas de incidencia, podrán encuadrarse en al menos uno de los bloques especificados. Para facilitar la clasificación, se detalla a continuación la tipología de proyecto que acoge cada bloque.

Como resultado de todo ello, se obtiene la siguiente clasificación:

I. Adecuación del espacio turístico.

Medidas destinadas a la conservación, recuperación y puesta en valor de los recursos endógenos locales, sean de carácter cultural, ambiental o patrimonial. También forman parte de este área temática las actuaciones relacionadas con la adecuación de espacios y la creación de infraestructuras y equipamiento. Por último, y de manera genérica, se incluyen aquí las estrategias de Planificación y Gestión.

II. Fortalecimiento del tejido empresarial andaluz.

Actuaciones dirigidas al apoyo y fomento directo de la modernización de las empresas y la mejora de su competitividad. Las iniciativas vinculadas a la potenciación del asociacionismo o la creación y mantenimiento de nuevos productos quedarían también recogidas en este bloque.

III. Fomento de la promoción y comercialización turística.

Se incluirán en este apartado las acciones promocionales abordadas por los Ayuntamientos para difundir los valores turísticos de su territorio.

IV. Cualificación de los recursos humanos.

Este bloque estará centrado en las actuaciones, proyectos e iniciativas de formación y cualificación de trabajadores y empresarios del sector turístico. V. Gestión de la calidad y atención al turista en destino. En este área temática se incluirán aquellas actuaciones y buenas prácticas orientadas a garantizar la calidad del espacio turístico y de los servicios prestados al visitante. Dado su carácter generalista, este bloque podrá acoger una importante diversidad de proyectos: desde aquéllos dirigidos a favorecer la implantación de Sistemas de Gestión de la Calidad en servicios, a los ligados a la información, la seguridad, el confort y en definitiva todos los elementos que determinan la calidad del destino.

VI. Innovación e investigación turística.

Se clasificarán dentro de este bloque todos los proyectos y buenas prácticas que, en palabras del PGTS “promuevan la innovación y la incorporación generalizada de mejoras y adaptaciones del espacio turístico y sus productos a la estrategia de diferenciación basada en el patrimonio identitario y la sostenibilidad”

VII. Solidaridad en materia turística.

Este bloque encuentra su justificación principal en la dimensión social del desarrollo turístico; pretende recopilar las actuaciones municipales que combinen turismo y acción social, sea por vía de la cooperación internacional, colectivos desfavorecidos, etc.

VIII. Sistemas de información y apoyo a la gestión.

Las actuaciones de esta familia serán todas aquellas cuyo eje principal sea la investigación y mejora de los procesos de gestión y la información

IX. Gestión Ambiental y eficiencia en el uso de los recursos.

Formarán parte de este área temática las iniciativas y prácticas de gestión orientadas a reducir los efectos ambientales de la actividad turística (residuos, ruido, contaminación atmosférica, etc.) y a racionalizar el uso de los recursos (energía, agua, suelo, etc.)

X. Atención a la calidad de vida de los residentes.

Este bloque está pensado para recoger todas las iniciativas diseñadas y puestas en marcha por los Ayuntamientos con el propósito de garantizar la calidad de vida y la satisfacción de los residentes con el turismo. Tiene, por lo tanto un marcado carácter social y atenderá actuaciones de diversa índole: información, participación, gobernanza, servicios especiales, etc.

Instrucciones para la cumplimentación de la ficha de caracterización de Buenas Prácticas

Las buenas prácticas se exponen a modo de fichas, en las que además de la información relativa al Ayuntamiento Promotor, se detalla:

Caracterización del municipio

  • Población: Número habitantes del municipio según el Padrón municipal en el año de inicio de ejecución de la buena práctica.
  • Tipología: clasificación del municipio según su ámbito territorial y funcional (Litoral/Rural de Interior/Urbano de Interior)

Datos de identificación del área / delegación

  • Nombre del Área / Delegación promotora de la iniciativa
  • Responsable político: nombre y apellidos y cargo
  • Responsable técnico: nombre y apellidos y cargo

Datos del proyecto /programa/actividad

  • Tipo: clasificación de la buena práctica según las siguientes categorías: programa/proyecto/actividad
  • Título: nombre genérico de la Buena Práctica
  • Periodo de vigencia y / o ejecución: duración, en número de meses, del proyecto. Esta información se completa con las fechas de inicio y finalización.
  • Área temática: Aunque es previsible que los proyectos se relacionen con diferentes áreas temáticas, se deberá seleccionar sólo una de ellas, que se considere troncal o central. Las categorías posibles son:

I. Adecuación del espacio turístico

II. Fortalecimiento del tejido empresarial andaluz

III. Fomento de la promoción y comercialización turística

IV. Cualificación de los recursos humanos

V. Gestión de la calidad y atención al turista en destino

VI. Innovación e investigación turística VII. Solidaridad en materia turística

VIII. Sistemas de información y apoyo a la gestión IX. Gestión Ambiental y eficiencia en el uso de los recursos.

X. Atención a la calidad de vida de los residentes

  • Ámbito Territorial: Encuadre geográfico de intervención del proyecto. Se seleccionará una de estas categorías (Europeo/Nacional/Regional/Provincial/Comarcal/Supramunicipal/Municipal)

Detalles técnicos

  • Objetivos. Breve resumen de los objetivos del proyecto.
  • Metodología. Explicación sucinta de la metodología utilizada
  • Resultados. Relación esquemática de los resultados esperados del proyecto.
  • Población diana: Clasificación según los siguientes factores:
    • Sexo : Hombres/Mujeres
    • Edad: Población Infantil/Población Juvenil/Población Adulta/Mayores/Población en general
    • Colectivo Descripción breve del colectivo destinatario (empresarios, asociaciones, personas con discapacidad, etc.)

 

Instituciones participantes

  • Organizadoras. Relación de las entidades Organizadoras o Colaboradoras Relación de las entidades Colaboradoras

Financiación

  • Coste: en euros del proyecto
  • Entidades financiadoras: Listado de Entidades financiadoras
  • Entidades cofinanciadoras: Listado de Entidades cofinanciadoras

Observaciones

  • Indicaciones, aclaraciones o información adicional que se desee especificar.