Laboratorios participativos

lab-eficienciaenergetica
lab-europa2020
25-02-2020_ayudaDomiciliio

Villalobos se reúne con la consejera de igualdad, Políticas Sociales y Conciliación para tratar sobre el Servicio de Ayuda a Domicilio

La FAMP pone sobre la mesa la revisión salarial al alza y el sistema de actualización de pago a los ayuntamientos

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos, se ha reunido hoy con la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz Domínguez, para buscar “una mayor colaboración interinstitucional”  y encontrar soluciones a la problemática que afecta al Servicio de Ayuda a Domicilio y a la drogodependencia, y que “tienen hondamente preocupadas” a las corporaciones locales. Se ha acordado – por ambas partes - establecer un canal de cooperación interinstitucional para hacerle llegar a la Consejería las propuestas de la Federación que sean consideradas más oportunas.

Además, Villalobos ha indicado que el Servicio de Ayuda a Domicilio se viene prestando, desde hace más de 40 años, por las entidades locales, comenzando como un servicio asistencial de carácter doméstico, y progresivamente se ha ido ampliando  en sus prestaciones.  “Pero seguimos estancados en el asunto de los 13 euros/hora, cantidad a todas luces insuficiente para el salario digno de las cuidadoras”. Esta cantidad está sin actualizar desde 2017”, por lo que igualmente, “es urgente y necesario hablar de la financiación al respecto”, ha advertido.

El presidente de la FAMP ha recordado que “debería existir una delegación expresa para que las entidades locales desarrollen estas competencias, que son de la Junta y el Estado. “Los ayuntamientos seguimos adelantando ese dinero con una media de dos meses de retraso en pagos por parte de la Junta de Andalucía, dándose casos de hasta 4 meses de atraso”.

El sistema actual de pagos se basa a mes vencido, por lo que hasta que no se certifica un mes, no es financiado por la ASSDA “y esto genera serios problemas de liquidez a las corporaciones locales”. Villalobos ha considerado necesaria “la creación de una aplicación informática que no sea sólo para liquidar el coste del servicio sino que también  se pueda utilizar para su gestión”.

En cuanto al Concierto Social para la Prestación de los Servicios Sociales, las entidades locales no han podido iniciar aún el proceso de concierto social de los servicios de su competencia, a la espera de su inclusión en el Catálogo de Prestaciones Sociales, pendiente todavía de su aprobación, como han puesto de manifiesto diversos técnicos miembros de Grupos de Trabajo de Servicios Sociales de la FAMP.

Con este panorama adverso los gobiernos locales andaluces han sido capaces, durante estos años, de asumir ejemplarmente y con creces el reto que le propuso la Junta de Andalucía  con la firma de los convenios de colaboración en el año 2007.  Hoy se prestan un servicio diario a más de 83.000 personas de manera capilar en todos y cada uno de los 786 municipios andaluces, asumiendo éstos una financiación anticipada de más de 450 millones de euros anuales. Además, las corporaciones locales se responsabilizan directamente de la contratación laboral y retributiva de más de 21.000 trabajadoras y trabajadores.

Esta es una cuestión de gran calado que afecta a los 786 ayuntamientos andaluces directamente o a través de sus Diputaciones y que incide sobre un servicio público esencial que responde al ejercicio de derechos de la ciudadanía, así como en una actividad laboral que exige respuestas para trabajadores y empresas que asumen la gestión...

Finalmente, Villalobos ha recordado que la FAMP y la Consejería firmaron el “Convenio Marco de Colaboración para el Desarrollo de Actuaciones dentro del Ámbito del Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía”, aún en vigor y que este convenio ha permitido trabajar en el desarrollo de herramientas innovadoras como el “Mapa de Servicios Sociales” y el “Catálogo de Prestaciones de  Servicios Sociales. Ha abundado en la necesidad de “reactivar el trabajo conjunto, conocer el estado de la situación del desarrollo y la tramitación del CATÁLOGO para seguir avanzando en la elaboración de normas y herramientas como son el  Plan Estratégico de Servicios Sociales, el  Proyecto de Intervención Social y la  Historia Social Única”.