Laboratorios participativos

lab-eficienciaenergetica
lab-europa2020
22-05-2020

La FAMP y el Consejo Andaluz de Trabajo Social abordan la hoja de ruta post covid-19 en materia de servicios sociales comunitarios

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos, y la secretaria general, Teresa Muela Tudela, han mantenido una reunión de trabajo telemática con el presidente del Consejo Andaluz de Trabajo Social, Francisco Javier Jiménez Gómez, el vicepresidente del Consejo Andaluz, José Luis Sarasola y la presidenta del Colegio de Almería, Encarna Peláez.

En esta sesión de trabajo se ha analizado la situación que se afronta desde las áreas de Servicios Sociales de las Entidades Locales de Andalucia referida a la prestación de unos servicios básicos ante el incremento de las necesidades de la población por las consecuencias de la pandemia del covid-19.

Villalobos ha afirmado que “esta pandemia ha supuesto un empeoramiento sustancial de los colectivos socialmente vulnerables y un aumento exponencial de solicitudes de atención de necesidades básicas para muchas familias de nuestros municipios. Y ante tal situación, los equipos de servicios sociales comunitarios, están trabajando con ahínco ya que son la puerta de entrada que eligen los vecinos y vecinas, en busca de ayuda”.

La FAMP y el Consejo Andaluz de Trabajo Social  apuestan “firmemente por el buen funcionamiento de este sistema público de servicios sociales” que nació hace ya 35 años y supuso el pilar del Estado de Bienestar y la generación de derechos sociales subjetivos de la población; refrendado por la actual Ley de Servicios Sociales andaluza. Este sistema viene garantizando la prestación de un servicio de calidad conocido y valorado por la ciudadanía, a través del personal profesionalizado, muy preparado, y muy concienciado en su tarea.

El presidente de la FAMP ha abundado que “ambas  instituciones valoran y defienden el sistema público que se articula a través de los ayuntamientos y las diputaciones” ya que son la administraciones más cercanas a la ciudadanía y las que mejor conocen las necesidades sociales de la población. Esto  permite dar  garantías, seguridad y efectividad para que los recursos públicos sean destinados  a paliar los graves efectos de esta pandemia y lleguen a quienes  precisen de estos servicios.

La FAMP y el Consejo Andaluz de Trabajo Social consideran que todas las ayudas, recursos y prestaciones que desde las distintas administraciones públicas se están movilizando para atender las necesidades básicas de alimentación, abastecimientos vitales y alojamiento deben encauzarse a través de los Gobiernos Locales asegurando que lleguen hasta el último rincón y personas que los precisen y siempre con la colaboración de las entidades sociales desde la complementariedad y no la sustitución.

Villalobos ha destacado el esfuerzo y la dedicación del personal que atiende los Servicios Sociales Comunitarios que han demostrado desde el primer minuto de la aparición de esta crisis su gran valía profesional avalando la labor de los Servicios Sociales Comunitarios de la Administración Local.

Ambas Instituciones se han fijado como meta principal el diseño de un espacio de colaboración que se verá materializado con la firma de un Protocolo de Colaboración. Esto llevará unido tres actuaciones: la primera, la celebración de una jornada de formación, bajo el paraguas del Plan de Formación Continua de la FAMP para capitalizar y transferir buenas prácticas en materia de servicios sociales, fruto de la historia vivida hasta el momento en Andalucía y que sirva para valorar su trayectoria y significación en la creación del Estado de Bienestar en Andalucía.  La segunda, la puesta en marcha de un estudio en el que se buscará la colaboración del ámbito universitario andaluz para analizar la evolución del Estado de Bienestar de Andalucía durante estos años, con el propósito  de detectar sus fortalezas.  Y en  tercer lugar, la incorporación al elenco de entidades e instituciones públicas y privadas que se unirán a la FAMP para el diseño de la Hoja de Ruta para avanzar en el post covid-19: el valor de la gobernanza multinivel.