Laboratorios participativos

lab-eficienciaenergetica
lab-europa2020
041018

La FAMP liderará la lucha contra la despoblación rural en los municipios andaluces

041018_2

El alcalde de Priego de Córdoba, José Manuel Mármol,  la comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, Isaura Leal Fernández, el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Córdoba, Francisco de Paula Algar Torres, el presidente de la Mancomunidad de La Subbética  y alcalde de Lucena, Juan Pérez Guerrero y el diputado provincial Maximiliano Izquierdo han inaugurado hoy la jornada “Los retos de la despoblación en Andalucía”. Esta acción se enmarca en el plan de Formación Continua de La Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) destinada responsables políticos y personal técnico de la administración local.

La jornada, organizada por la FAMP, ha contado con la colaboración del ayuntamiento de Priego de Córdoba, la Mancomunidad de Municipios de la Subbética Cordobesa, la Consejería de Hacienda y Administración Pública, a través del Instituto Andaluz de Administración Pública, el Gobierno de España y la FEMP. El objetivo que persigue la FAMP no es otro que desde el análisis y la reflexión en torno a la despoblación se pueda trabajar con las Administraciones Públicas y las instituciones europeas que ayuden a afrontar los retos que esto supone.

Desde la FAMP, a través de sus Órganos de Gobierno se ha puesto de manifiesto la necesidad de trabajar en esta línea, de ahí que se ponga en marcha un Grupo de Trabajo a través del cual generar un programa de trabajo y la correspondiente hoja de ruta para abordar el despoblamiento en Andalucía desde lo local. 

Según un informe de la FAMP, las zonas escasamente pobladas (menos de 50 hab/km2) ocupan el 65,92% del territorio andaluz. El 14,36% del territorio está muy escasamente poblado, 73 municipios están por debajo de 8 hab/km2.  Aproximadamente el 70% de los municipios andaluces (534) han perdido población con respecto al año 1960. La mitad de los municipios andaluces, 389, está perdiendo población en el siglo XXI, el 90% de ellos son municipios rurales de menos de 5.000 habitantes. Y por eso, es urgente pasar de las palabras a los hechos, como se puso de manifiesto en las conclusiones de esta jornada.

Para el presidente de la FAMP, Fernando Rodríguez Villalobos, el envejecimiento de la población “es una gran preocupación en el mundo rural”, por lo que la Política Agraria Comunitaria (PAC), “está fomentando el relevo generacional y el empleo femenino”. Han sido las políticas de innovación e investigación las que han promovido un mayor número de iniciativas para gestionar los desafíos demográficos, casi siempre centradas en el envejecimiento. “El diagnóstico de la despoblación es desalentador”, de tal manera que “desde la FAMP hemos creado un Grupo de Trabajo para luchar contra la despoblación en Andalucía.  Trabajaremos desde lo local, con las diputaciones provinciales, el Gobierno de España, la Junta de Andalucía, la FEMP; y en Europa, con el Comité de las Regiones y el propio Parlamento Europeo”, enfatizó Villalobos.

El alcalde de Priego de Córdoba, José Manuel Mármol, ha resaltado el interés que tiene para su municipio acoger esta jornada, ya que en la localidad "se han perdido 1.000 habitantes en los últimos siete años”. En este sentido, Mármol  ha insistido en la necesidad de lograr una "financiación local justa con los municipios pequeños y que tengan núcleos diseminados", como es el caso de Priego, siendo también precisa, a su juicio, una "voluntad de trabajo conjunto entre las diferentes administraciones públicas, para evitar la sangría de la despoblación".

Frente a ello, según ha concluido, "no existen resultados milagrosos a corto plazo, sino trabajar para provocar un cambio en la tendencia que está vaciando la España del interior", sirviendo como dato destacado que, "durante 2017, 65 de los 75 municipios de Córdoba sufrieron pérdida de habitantes en sus censos".

Mármol ha resaltado que la lucha contra el “despoblamiento rural es uno de los grandes retos” que tiene la sociedad española para los próximos años. El envejecimiento de la población, la disminución de jóvenes, la baja tasa de natalidad y la reposición demográfica negativa están provocando una “terrible desertización humana en el 53% del territorio español”. Y sus “efectos” comienzan a notarse en muchas comarcas del interior de la Andalucía rural.

Por otra parte, la comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico, Isaura Leal Fernández, destacó “el interés manifestado por  la Junta de Andalucía para tener una participación activa en el Grupo Institucional”, junto a todas las comunidades autónomas y las entidades locales, para la elaboración de la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico.  Esta estrategia persigue “garantizar que todos los andaluces y andaluzas, así como toda la ciudadanía española, accedan y reciban los mismos servicios públicos y tengan las mismas oportunidades en condiciones de igualdad, vivan donde vivan”. En este sentido, ha destacado “el importante papel que cumplen los ayuntamientos y las diputaciones. El Gobierno de España, con el apoyo de Andalucía,  “asume el compromiso firme de hacer efectivos los mismos derechos a todos los españoles, independientemente de su lugar de residencia”, indicó Leal.

El presidente de la Mancomunidad de La Subbética  y alcalde de Lucena, Juan Pérez Guerrero, anunció que  “el trabajo contra la despoblación se tiene que vertebrar como una política de Estado en la que se involucren todas las administraciones públicas y también la Unión Europea”. Y para ello es “imprescindible” crear medidas legislativas, asignar mayores recursos financieros y que, además, las entidades locales lideren esta lucha ya que son las gestoras y los actores principales para combatir la despoblación. “Frenar la despoblación cuesta. Y cuesta tiempo, dinero, talento y recursos. Pero recuperar lo perdido requiere más tiempo, más dinero, más talento y más recursos, porque las intervenciones in extremis no son sencillas ni baratas”, concluyó Pérez Guerrero.

Para el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Córdoba, Francisco de Paula Algar Torres, el “medio rural es estratégico en la economía” ya que la agricultura, ganadería y agroindustria junto al medio ambiente son fundamentales para una sociedad cohesionada y bien vertebrada socialmente. La “despoblación lleva aparejados riesgos medioambientales”. El abandono de montes, campos de cultivo y pastos tiene efectos en el medio natural como el aumento del riesgo de incendios, la disminución de la biodiversidad por proliferación sin control de algunas  especies vegetales o la “erosión en zonas donde las precipitaciones anuales se concentran en épocas concretas del año como ocurre en la mayor parte de Andalucía”.

El Parlamento Europeo ha instado a la Unión Europea (UE) a contemplar criterios demográficos en el reparto de ayudas económicas y que en los presupuestos se incluyan partidas específicas contra la despoblación.  El documento aprobado en Estrasburgo, con vistas a su conversión en Directivas de la Comisión Europea, está basado en los informes que ha elaborado la FEMP a través de su Comisión de Despoblación, informes que son también materia de trabajo en la Comisión Nacional para el Reto Demográfico. Entre otras cuestiones, demanda más ayudas comunitarias a las regiones de la UE con población envejecida, baja natalidad y éxodo de jóvenes.

El texto de la Resolución considera que en el diseño de las políticas y del nuevo enfoque del cambio demográfico debe incluirse la participación de las autoridades regionales y locales; además de prestar una “atención particular” a las zonas rurales que afrontan estos problemas de una forma especialmente acuciante y de destacar la importancia de una “cooperación reforzada” entre las zonas rurales y las áreas urbanas.

La jornada comenzó con la ponencia: “Los cambios demográficos: despoblación una cuestión de Estado” impartida por  Isaura Leal Fernández, comisionada del Gobierno de España frente al Reto Demográfico. Fue presentada por el presidente de la Mancomunidad de La Subbética y alcalde de Lucena, Juan Pérez Guerrero. La ponencia marco abordó el “despoblamiento rural en España” y fue impartida por el catedrático de Sociología del IESA-CSIC de Córdoba, Eduardo Moyano Estrada, que fue presentado por el director general de Administración Local de la Consejería de Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Juan Manuel Fernández Ortega.

También han acudido a este foro cargos públicos de distintas comunidades autónomas y ayuntamientos, incluidos representantes de comarcas rurales de Asturias o Aragón que sufren especialmente el despoblamiento. Para tratar estos asuntos, la jornada se ha estructurado en mesas redondas y ponencias, en las que se ha tratado la innovación, el papel de la Administración frente a la despoblación, la revalorización del medio rural o las ayudas para evitar el despoblamiento.

Después de una intensa jornada de trabajo, la clausura corrió a cargo de Isabel Bombal Díaz, directora general de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación; del alcalde de Priego de Córdoba, José Manuel Mármol y de la secretaria general de la FAMP, Teresa Muela Tudela.