Laboratorios participativos

lab-eficienciaenergetica
lab-europa2020
20191004123651

La FAMP asume el reto de liderar la lucha contra la despoblación que afecta ya a numerosos municipios rurales de Andalucía

El presidente de Federación Andaluza de Municipios y Provincias, Fernando Rodríguez Villalobos, ha afirmado hoy, tras los cinco minutos de paro a las puertas de la Diputación de Sevilla para reivindicar un Pacto de Estado contra la despoblación, que la “FAMP, junto a las corporaciones locales, asumirá el reto de liderar la lucha contra esta lacra que afecta ya a numerosos municipios y comarcas rurales de la Andalucía interior”.

Villalobos ha reivindicado la puesta en marcha de unas políticas de vertebración territorial que atiendan a los territorios y a las zonas rurales ya que “la regresión demográfica en numerosos municipios andaluces” se ha convertido ya en “un serio problema de Estado” y esta situación tiene que “articularse desde una perspectiva de gobernanza multinivel que implique a todas las administraciones públicas desde diversos frentes de acción”.

El presidente de la FAMP ha argumentado que “es el momento de repensar fórmulas novedosas” entre el mundo rural y el urbano y de “articular nuevos mecanismos de gestión con una mejor dotación de los Fondos Europeos, del Estado y de las Comunidades Autónomas. Villalobos ha advertido que “de no hacerse así iremos hacia un abandono progresivo del medio rural y hacia el abismo”. Finalmente, ha indicado que para hacer atractivo el mundo rural es necesario “estudiar una potente rebaja fiscal para que los emprendedores se animen a crear puestos de trabajo, fomentar la creación de empresas, mejorar las infraestructuras y dotar de mejores servicios a estos municipios” para evitar lo que ya ha ocurrido en Castilla y León y en otras zonas del norte de España.

Los datos son preocupantes, desde 2011 más del 80% de los municipios españoles pierden población de manera continuada, enfrentándose a una crisis territorial y demográfica son precedentes que origina desigualdades entre los territorios y pone en riesgo la cohesión social.

La FAMP hace suya la Declaración del XII Pleno de la FEMP: “Los Gobiernos Locales frente a la Despoblación” y pretende situar el reto demográfico en el debate político andaluz llevándolo, como hace desde varios años, en la hoja de ruta de esta recién estrenada legislatura. Para ello, desde la Federación se ha venido reclamando un Pacto de Estado en el que las corporaciones locales, el Gobierno de España y las Autonomías sean capaces de afrontar este reto y ofrecer soluciones viables e inmediatas.

Para Villalobos “una gobernanza local frente a la despoblación y el reto demográfico es una aspiración legítima de los ayuntamientos y diputaciones porque están sobre el terreno y conocen mejor que nadie la realidad”. La despoblación origina una desigualdad de oportunidades y menos servicios públicos por eso “es imprescindible que los gobiernos locales de los medianos y pequeños municipios de la Andalucía rural tengan la suficiencia de recursos necesarios para prestar servicios públicos de calidad de competencia local. Además ha esgrimido que también se debe contar con otros servicios públicos o privados como ambulatorio, oficina de correos, telefonía, internet de banda ancha, banca, escuela infantil o de primaria ya “que sin estos servicios básicos, los pueblos no tienen atractivo”, ha concluido.

 

Datos de Andalucía

Según un informe de la FAMP, Andalucía cuenta con 786 municipios y un total de 8.388.107 habitantes. Más de un tercio de los municipios, 270, tienen menos de 1.500 habitantes; el 51%, 409 municipios, tiene menos de 3.000 habitantes y dos tercios, 522 tienen menos de 5.000 personas. Las zonas rurales suponen el 54% del territorio andaluz y el 12,3% de la población. La mitad de la población reside en 29 grandes ciudades en tanto que el 10% lo hace en 512 municipios. El 11% de la población andaluza vive en los 522 municipios de menos de 5.000 habitantes que ocupan el 51,08% del territorio. Dos de cada tres de estos municipios, 346, pierden población en el siglo XXI.

El 70% de los municipios andaluces, que suman en 2016 una población de 1.588.926 habitantes, han perdido población en el periodo 1960-2016. Estos 534 municipios han tenido un descenso de  905.030 habitantes en ese período.  El 32% de los municipios andaluces, 249, habían perdido en 2016 más del 50% de la población con la que contaban en 1960. La mitad de los municipios andaluces, 389, pierde población en el siglo XXI. De ellos, 355 municipios, el 91,25% de los que pierden población, tiene menos de 5.000 habitantes y más del 50% de su territorio con pendientes superiores al 20%.

En el escenario medio de proyección se estima que la población andaluza permanecerá prácticamente estable hasta el año 2040, en torno a 8,4 millones de habitantes. A partir de ese momento, la población experimentará un decaimiento, perdiendo en los 30 años siguientes en torno a 800 mil efectivos, unos 7,6 millones de habitantes en 2070.  Esta cifra supondrá volver al volumen de población de principios del presente siglo. Siendo el escenario medio un mapa de saldo migratorio moderado pero positivo, tal descenso deriva de la evolución estimada de nacimientos y defunciones. Principalmente, del hecho de que las grandes generaciones nacidas en los años 60 y 70 irán superando la edad de jubilación a  mediados del siglo XXI, provocando un aumento apreciable del número de defunciones.

 

AUDIO DE LA RUEDA DE PRENSA DEL PRESIDENTE DE LA FAMP