Laboratorios participativos

lab-eficienciaenergetica
lab-europa2020
Aceituna negra

La FAMP advierte que el acuerdo comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea “no puede dejar fuera de la mesa a la aceituna negra andaluza”

Villalobos ha afirmado que "desgraciadamente se han cumplido los peores pronósticos y la aceituna negra tendrá un gravamen del 34,75%”

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos, ha afirmado hoy que “el acuerdo” entre el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, “no puede dejar fuera de la mesa de negociaciones  a la aceituna negra andaluza y, mucho menos, a la Sierra sur sevillana porque hay miles de puestos de trabajo y miles de familias que se están jugando su presente y futuro”.

Para Villalobos, el sector agrario andaluz “no es un cambalache ni un juego de cromos en este complejo tablero político ya que para evitar una guerra comercial entre Europa y USA,  ambas partes han decidido reducir aranceles a productos industriales y a la soja de Estados Unidos pero dejando fuera del acuerdo a la aceituna negra”.

La Comisión de Comercio Internacional (ITC) de Estados Unidos ha emitido esta madrugada “la resolución final” para aumentar los aranceles a las importaciones de la aceituna negra de mesa española, según ha informado la Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceitunas de Mesa (Asemesa). La  ITC ha resuelto afirmativamente la subida de aranceles y concluye que las importaciones de aceitunas negras españolas causan un daño a este sector en Estados Unidos.

Rodríguez Villalobos ha considerado como un "auténtico mazazo" la "decisión drástica y arbitraria" de la Comisión de Comercio Internacional (ITC) que permitirá que las importaciones de aceitunas negras procedentes de España, y especialmente de Andalucía, tengan un gravamen del 34,75 por ciento.

Según Villalobos, esta decisión “está impuesta” desde un proteccionismo "decimonónico y muy peligroso para la estabilidad de los mercados internacionales". La aceituna negra de mesa española, de la que Sevilla es la principal exportadora, va a sufrir unos aranceles, según apuntó Villalobos, de un 34,75 por ciento y supondrá, en suma, un 60 por ciento más respecto a lo que había hasta ahora.

El presidente de la FAMP ha aseverado que "en distintos pueblos de Sevilla ya se perciben las medidas que están tomando las cooperativas y empresas al respecto" y advierte que esta decisión política y comercial "supondrá pérdidas de empleos y el empobrecimiento de una comarca”. En este sentido, ha realizado un "llamamiento a todas las administraciones públicas, al sector, a los agentes sociales, a los empresarios y, especialmente, a la Unión Europea (UE) para que "todos arrimen el hombro y defiendan con uñas y dientes la PAC y los fundamentos básicos de la Unión Europea".

El presidente de la FAMP ha reclamado a las autoridades de la UE que "pongan en marcha todos los mecanismos para paliar el grave daño que esta medida pueda ocasionar al sector de la aceituna negra de mesa" por la imposición "absurda y salvaje" de la Administración Trump.

Rodríguez Villalobos ha alertado de que esta situación puede provocar unas pérdidas de más de 350 millones de euros, lo que "pondría en serio peligro el futuro del sector y de muchos pueblos sevillanos", ya que la aceituna negra genera más de dos millones de jornales y más de 8.000 puestos de trabajo.