Formación

18 desp

Villalobos: “La despoblación es uno de los grandes retos del siglo XXI para el medio rural andaluz”

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos, ha animado a todos los alcaldes de los municipios con problemas demográficos a que aprovechen las medidas del  Real Decreto 1234/2018 que contempla la  lucha contra el despoblamiento rural.

El decreto destina 80 millones de euros para financiar proyectos que aumenten el empleo y el emprendimiento de aquellos jóvenes que habiten o vayan a vivir en municipios con una población inferior a 10.000 habitantes y que hayan presentado un saldo demográfico negativo en la última década.

Villalobos ha recordado que “los desafíos demográficos de la despoblación rural, el envejecimiento de la población, la caída de la natalidad o la dispersión territorial, suponen un riesgo que afectan a nuestro modelo de convivencia, a la vertebración del territorio y a la cohesión social que provoca fuertes desigualdades”.

Este Real Decreto establece las bases reguladoras para la concesión directa de subvenciones e entidades locales para financiar proyectos de empleo, autoempleo y emprendimiento colectivo, dirigidos a afrontar el reto demográfico en los municipios de menor población, en el marco del Programa Operativo de Empleo Juvenil del Fondo Social Europeo (FSE).

La finalidad de estas ayudas es que los jóvenes inicien una actividad profesional para fijar la población en estos núcleos rurales amenazados y recuperen el pulso vital de miles de pueblos. Los beneficiarios de estas ayudas son las diputaciones provinciales, ayuntamientos entre 5.000 y 10.000 habitantes, las comunidades autónomas, las mancomunidades de municipios. Los ayuntamientos menores de 5.000 habitantes tienen que articular estas ayudas a través de las entidades supramunicipales.

Por otra parte, el presidente de la FAMP manifestó que en Andalucía, “el despoblamiento aún no ha mostrado su cara más amarga gracias a una política sostenida de potenciación de las ciudades medias y sus áreas de influencia, que ha desplegado el gobierno andaluz desde hace tres décadas. Nuestras zonas más rurales aún tienen  vida, vigor y alegría”.

“Pero corremos el riesgo de no tomar ahora las decisiones correctas y encontrar páramos de tierra andaluza en un futuro inmediato”. Para que esto no ocurra, “al granito de arena del Real Decreto debemos acompañarlo de una acción conjunta, sostenida, transversal y bien dotada presupuestariamente, desde todos los niveles de decisión. Tenemos que buscar soluciones múltiples y compartidas frente al despoblamiento”, destacó Villalobos.